Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


   


  


             Estilo Educativo Liberador

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

El accionar educativo del maestro mercedario considerará los siguientes aspectos que marcarán su estilo liberador:
Educar desde y para la participación
Espacios para desarrollar el pensamiento crítico y democrático a través del análisis de situaciones reales.
Relevancia del trabajo en equipo mediante la participación responsable y solidaria de todas las alumnas y alumnos.
Relaciones humanas cordiales y fraternas que creen un clima propicio para una convivencia armónica.

Educar desde y para el autogobierno y la autonomía
Las etapas de desarrollo por la que atraviesan nuestros alumnos y alumnas serán la pieza clave para formar en ellos su autogobierno y autonomía.
El diálogo permante y abierto enmarcará nuestra labor educativa, fomentando la autodisciplina y toma de decisiones.

La capacidad de escucha y respeto hacia nuestros alumnos y alumnas desarrolla permanentemente su autoestima.

Educar en y para la solidaridad
Las necesidades de nuestra sociedad las asumimos como un compromiso permanente para lograr la transformación de nuestro país a través de la atención hacia los más necesitados.
Compromiso de trabajo constante desde el núcleo familiar con entrega y servicio desinteresado, fomentando la unidad entre todos sus miembros.
La participación activa y vivencial de obras de servicio, visitas redentoras y proyección a la comunidad.

Educar desde el amor para la fraternidad
Cristo Redentor es el eje fundamental de nuestra interacción pedagógica.
Un ambiente de seguridad, armonía y confianza favorece la integración de nuestras familias para mejorar las relaciones interpersonales de nuestra comunidad.

Educar en y para la verdad
La búsqueda de la verdad basada en el Evangelio fomenta la reflexión y el sentido crítico. El respeto a la dignidad humana representado en la verdad, permite mostrar autenticidad y coherencia en nuestras acciones.
La verdad, asumida como responsabilidad de sus acciones permite personas valientes capaces de enfrentar las consecuencias de sus actos.

Educar en y para la justicia
El reconocimiento de las habilidades y destrezas de nuestros alumnos y alumnas permite la equidad en las interrelaciones humanas y en las evaluaciones.
El amor misericordioso nos lleva a actuar con igualdad asumiendo activamente las posibilidades del otro.
La búsqueda de la verdad nos hará libres de las cautividades, así lograremos la justicia con nosotros mismos y los demás, encontrando nuestra propia liberación, de la mano de Cristo Redentor.